Reconoce tus Emociones, Salud Integral

No podemos regresar a la “normalidad” porque esa es la raíz del problema

Al parecer una de las mayores lecciones que nos brinda esta pandemia es que “la única constante es el cambio” y por lo tanto nos exhorta a desarrollar una actitud de resiliencia y adaptación ante los nuevos paradigmas mundiales. El regreso a la “normalidad” aún es un enigma y un territorio desconocido, sin embargo la experiencia durante estos meses ya nos ha estado preparando para algo y nos ha enseñado a tomar cuidado de algunas cuestiones vitales para nuestro bienestar.

1~ Lo más importante es tener un sistema inmune fuerte

A lo largo de muchos años pasamos por alto la importancia de alimentarnos bien, de hacer ejercicio, delegamos nuestra responsabilidad ante la gravedad de algunas enfermedades como la obesidad, la diabetes asegurando que son hereditarias y continuamos consumiendo “alimentos” altamente procesados, sin la más mínima reflexión del daño que le estábamos haciendo a nuestros cuerpos y a la sociedad. Hoy es claramente evidente que no es posible mantener esos hábitos insalubres. Es claro que la dieta es la clave de una vida saludable y la fuente de un sistema inmune fuerte, hoy más que nunca no podemos seguir consumiendo productos procesados que no hacen más que matarnos.

2~ Medidas sanitarias

El uso de cubrebocas, gel antibacterial y el distanciamiento social llegaron para quedarse, aunque vayamos regresando a nuestro lugares de trabajo, escuelas, parque y demás, estas medidas sanitarias continúan siento esenciales para el bien común.

3~ Una nueva forma de ESTAR

Esta crisis mundial nos ha mostrado que todos el mayor riesgo de contagio es el miedo, y este es un pésimo consejero. Es natural sentirlo, sin embargo también es importante reconocer que no somos nuestros miedos, que nuestra consciencia va más allá y tenemos la posibilidad de convertir cualquier miedo en compasión, gratitud, aceptación y apreciación por el momento presente. Aprender a vivir en el presente es el mejor antídoto contra cualquier emoción negativa, esa es la mejor forma de ESTAR.

4~ Todos somos uno

Esta crisis no pegó a todos, en mayor o menor medida hemos sido afectados y eso es un gran punto de partida para comprender que somos una humanidad, para desarrollar un sentido de profunda empatía por el otro e ir cultivando la cualidad de ver mas allá de mis necesidades, nos necesitamos los unos a los otros para crear una nueva humanidad con base en la compasión y el bien común.

5~ Menos es más

Ya nos dimos cuenta que realmente necesitamos poco, que nuestras necesidades básicas no son equivalentes a nuestras carencias internas. Que podemos llenar nuestros vacíos con contemplar un amanecer, un paisaje, con escuchar la voz de un ser amado. Nos dimos cuenta de las cosas valiosas no necesariamente se compran, sino que se experimentan, los momentos de libertad rodeados de nuestros seres amados son las perlas de gran valor. Ahora sabemos que menos consumismo, es mejor para la ecología, que es lo único que puede frenar el cambio climático y por lo tanto disminuir la posibilidad de exponernos a más y peores pandemias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.