Dietas, Nutrición, Salud Integral

La mejor arma para salvarte en esta contingencia.

Una mala alimentación y el estrés generado a partir del miedo y la incertidumbre debido a la contingencia que estamos viviendo, son los dos peores agentes que atentan en contra de nuestro único aliado para protegernos del Covid-19, nuestro sistema inmune. Por ello es esencial que tomes nota sobre cuales son los hábitos y alimentos que no pueden faltar en tu alacena durante esta cuarentena y a cuales alimentos debes renunciar a partir de ahora y para siempre.

1~ Una dieta integral de alimentos ricos en nutrientes

Nuestro sistema inmune necesita de alimentos integrales ricos en nutrientes para funcionar bien. Las muertes que se han registrado en el mundo por contraer la infección a menudo no se deben a la infección en sí, sino a la incapacidad del cuerpo para combatirla debido a deficiencias de nutrientes. Dado que más del 90% de los mexicanos tienen deficiencia de uno o más nutrientes en la dosis mínima para prevenir enfermedades de deficiencia, todos debemos enfocarnos en mejorar la calidad de nuestra dieta.

Las verduras y los superalimentos son la base de una dieta nutritiva, y proporcionan tantos nutrientes que apoyan el sistema inmune, como la vitamina C (Camu Camu, pimientos rojos, brócoli y espinacas) y carotenoides (zanahorias, papa y kale). ¡Procura consumir dos porciones de frutas y ocho o más porciones de verduras al día! (Una porción es media taza).

También asegúrate de consumir bayas como las Goji berries, que son ricas en vitaminas y aminoácidos esenciales, si comes productos cárnicos que estos sean criados en libre pastoreo.

2~ Corta azúcares y almidones refinados (de una vez por todas)

Nunca ha habido un mejor momento para una desintoxicación de azúcar y comida chatarra.
Los estudios han demostrado que los azúcares refinados pueden suprimir la actividad optima del sistema inmunológico durante horas después de la ingestión. Limitar el almidón y el azúcar ayudará a que tu sistema inmunológico funcione mejor y mejore tu salud general. También limita la cafeína, sustituyendo el café por té verde que aporta innumerables beneficios y antioxidantes; evita el consumo de alcohol ahora mismo, así protegerás a tu sistema.

3~ Ingesta adecuada de proteínas

La proteína es crítica para la función inmune, y la desnutrición proteica es un gran factor de riesgo de muerte por infecciones.

Come aproximadamente 1 gramo / kg, o aproximadamente la mitad de su peso corporal en gramos de proteína al día, puede ser proteína animal orgánica y limpia (como carne de res alimentada con pasto, huevos de gallinas de libre pastoreo o salmón silvestre) ) Las proteínas de origen vegetal (legumbres, nueces, semillas, spirulina, quinoa, algas) son adecuadas si se consumen en cantidad suficiente. Prueba el tofu y el tempeh sin gluten de la soya sin OGM para obtener las concentraciones más altas de proteínas. Mantén tu despensa abastecida con lentejas y frijoles secos.

4~ Consume un montón de ajo, cebolla, jengibre y especias

El ajo, la cebolla y las especias saladas, como la cúrcuma y el jengibre, combinan muy bien con sopas y platillos de verduras, así como con salsas. Usa jengibre en tus batidos o té, junto con jugo de limón o ralladura de limón. Estos ofrecen propiedades antimicrobianas de amplio espectro y tienen una larga vida útil.

5~ Alimentos fermentados para apoyar el microbioma

El intestino juega un papel esencial en nuestra inmunidad y actúa como una barrera contra muchos tipos de patógenos. Come chucrut, kimchi, miso, tempeh, yogur sin azúcar orgánico y kéfir para mantener las poblaciones bacterianas diversas y abundantes que mantendrán tu microbioma saludable. Estos alimentos también se mantienen bien en la nevera.

6. Fluidos, especialmente fluidos más cálidos

El consumo de líquidos adecuados respalda todas las funciones de tu cuerpo, incluido el sistema inmunitario. Puedes hacer caldo de huesos, sopas y guisos, de esta forma no desperdiciarás nada en la cocina.

Bebe infusiones como el té de jengibre y el té de cúrcuma. Evita los jugos de frutas concentrados y las bebidas endulzadas, ya que el contenido de azúcar es perjudicial para el sistema inmunitario.

7~ Suficiente descanso

Todos sabemos que el sueño restaura y cura el cuerpo. ¡Sin un tiempo de sueño adecuado, la función inmune óptima es prácticamente imposible! Obtén un mejor ritmo yendo a la cama más temprano, con el objetivo de descansar de siete a ocho horas por noche (lo que es más fácil ahora que la mayoría de nosotros estamos en casa durante el día).

¡También es muy útil incorporar varias técnicas de relajación y respiración durante el día para ayudar con el estrés y permitir que la mente descanse!

8~ Ejercicio regular

El ejercicio leve a moderado (durante aproximadamente 30 a 45 minutos) ayuda a fortalecer el sistema inmunitario. Evita el esfuerzo excesivo, esto reducirá sus defensas inmunes.

¡Encuentre entrenamientos y clases de yoga en línea!

9~ Meditación y yoga

El aumento de los niveles de estrés aumenta la susceptibilidad a las infecciones virales. Ahora es el momento de aprender meditación, duplicar tu práctica, hacer yoga, tomar baños fríos, respirar profundamente, practicar masajes en casa con tus seres queridos y más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.