Salud Integral

Healthy Piñata Proyect

Las fiestas son increíbles, en lo personal me encanta celebrar todo, desde el día del amor, la primavera, la navidad y por supuesto los cumpleaños.

Se me hace lindísimo celebrar la vida y darle gracias al universo por estar aquí a través de una fiesta. Ahora que soy mamá, esto se ha multiplicado por millones, ver sus caritas de emoción, ¡es lo máximo! Me vuelvo niña con ellas.

Este año quise hacer una fiesta un poco distinta, quise salirme del molde de las fiestas “tradicionales” llenas de dulces y azúcar, para ofrecer una fiesta súper linda (por supuesto) pero más consciente, sin tanta azúcar y sin junk food para los niños.

Quiero decirles que ha sido toda una aventura, porque cuándo he llegado a platicar mi idea, me ven con cara de… “Pobres niños…” jaja no entiendo por qué… A los niños lo que les gusta es jugar, correr y brincar. ¿No será que somos las mamás/papás quienes condicionamos la conducta de los niños hacia las fiestas y el azúcar?

En varios talleres de Happy Green Kids y platicando con muchas mamás, me he dado cuenta de la inquietud que tienen hacia los dulces y los buenos hábitos. Me ha tocado ver cómo muchas mamás les abren dulces a sus hijos, uno tras otro y de repente les dicen ya enojadas “¡Ya no comas dulces! ¡Ya comiste muchos!”

En vez de regañarlos porque ya les dimos muchos dulces y quieren más (¡es lógico! El azúcar despierta nuestros sensores de placer en el cerebro y hace que nos pida más y más, si esto nos pasa como adultos, imagínate a un niño que es mucho más sensible) pues evitemos llenarlos de azúcar que ellos definitivo no necesitan.

Los niños no tienen la culpa del efecto que tiene el azúcar sobre ellos y de cómo afecta su conducta, ellos no saben la diferencia que tiene nutricionalmente un plátano que un gansito, ellos van a pedir lo que más placer les da (tarán!!! El azúcar es el número 1 y la industria lo sabe), pero nosotros como adultos somos más conscientes de esto y podemos ayudarlos a elegir mejor o al menos a no estar tan cercanos al azúcar.

Propongo que las mamás nos unamos, en vez de quejarnos de los dulces y el azúcar. Hagamos equipo para que esto disminuya y los niños puedan seguir disfrutando de las fiestas, la convivencia, los regalos, el show y todo lo que implica la fiesta de una forma más sana.

¿Te parece? ¿Te unes conmigo?

Te voy a dar algunos tips de mi HEALTHY PIÑATA PROJECT

1. MESAS DE HEALTHY SNACKS VS MESAS DE DULCES

Últimamente se ha puesto de super moda las mesas de dulces y vemos mesas espectaculares llenos de dulces, bombones y algodones de azúcar. Se ven increíbles, pero ¡Sugar Rush a todo lo que da! Los niños terminan súper alterados, de malas, con berrinches, etc. Y una como mamá piensa… ¿qué le pasa si fuimos a una fiesta? Claro, el azúcar hizo de las suyas (sumado a los múltiples colorantes)

Cambiemos por una Mesa de Healthy Snacks: Fruta fresca, barritas de amaranto, palomitas, muffins saludables, son una súper opción y por supuesto que pueden lucir increíble en la mesa.

2. ¡QUEREMOS PASTEL, PASTEL, PASTEL!

El pastel es mega básico en las fiestas infantiles, los niños mueren por soplarle a sus velitas y por que les cantemos las mañanitas. Opta por pasteles bajos en azúcar, con harina integral y por favor ¡Dile NO al fondant! El fondant aunque luce espectacular, es puro azúcar más glucosa, mas azúcar glass… Te recomiendo mejor un pastel casero.

3, ¡DALE, DALE DALE!

Ahora sí, la parte estelar… ¡LA PIÑATA! Puede ir muy bien la fiesta, la comida y todo bajo control, pero de repente es hora de romper la piñata y ¡dale, dale, dale! Que caen terrones de azúcar como lluvia de verano. Los niños se amontonan para llenar sus bolsitas y ahí es cuando las mamás empezamos a sufrir “sólo te puedes comer uno ¿eh?” y obvio los niños empiezan a hacer berrinche y patalear, “¿Sólo uno? ¡Si recogí 30!” Como les dije antes, ¿Cómo le dices a un niño que sólo uno?

¡Muy fácil! No poniendo taaaantísimos dulces en las piñatas o mejor aún ¡NO PONIENDO DULCES!

Puedes sustituirlos por juguetitos que a los niños les fascinan y te aseguro que se van a divertir mucho más y no van a sufrir (ni tú) del odioso Sugar Rush (y de todos los side effects del azúcar claro)

4. GIVEAWAYS

No nos bastó con la mesa de dulces, el pastel, los millones de dulces de la piñata… Para rematar les regalamos una bolsita llena de ¡MÁS DULCES! OMG! ¿Es en serio? Mientras lo escribo lo hago más consciente y no entiendo por qué.

En lugar de esto, podemos regalar acuarelas, cuentos para dibujar o libros. Te aseguro que los disfrutarán muchísimo.

Con estos poquitos cambios podemos hacer una fiesta súper linda, mucho más sana y consciente, los niños la pasarán increíble y estaremos cuidando de nuestros niños, al no promoverles el consumo desmesurado de azúcar.

¿Qué opinas? ¿Te gusta la idea? ¿Te unes al equipo?

Cuéntame en mis redes

Instagram: @anilugreenlife

Facebook.com/anilugreenlife

¡Muchos besos!

-ANILÚ-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.