Entrenamientos, Rutinas

Experimenta el detox con estas rutinas de ejercicios físicos y mentales

¿Cómo funciona?

Te recomendamos algunas rutinas de ejercicios funcionales para que sudes todas esas toxinas y al finalizar una práctica de meditación para que puedas relajar el cuerpo, además el uso de termoterapia que te ayudará a descansar y regenerar los músculos.

Rutinas de actividad física

Te sugerimos realizar alguna de estas rutinas por lo menos 4 veces a la semana y combinarlas con ejercicios de cardio, es decir salir a correr o caminar por media hora o saltar la cuerda por 10 minutos los días de descanso.

Rutina MAÑANERA

  • Calentamiento: Elevaciones de rodilla y climbers
  • Tren superior: medias lagartijas y elevaciones
  • Tren inferior: sentadillas y desplantes

Realiza 30 segundos por ejercicio, toma 10 segundos de descanso entre cada uno. Repite 3 veces el set tomando 30 segundos de descanso entre cada uno.

Rutina NOCTURNA

  • Calentamiento: Saltos de tijera y burpees
  • Tren superior: Abdominales V y plancha desplazada
  • Tren inferior: Desplantes laterales y sentadillas con salto
  • Enfriamiento

Realiza 30 segundos por ejercicio, toma 10 segundos de descanso entre cada uno. Repite 3 veces el set tomando 30 segundos de descanso entre cada uno.

Rutina de meditación

Escaneo corporal al finalizar el ejercicio físico

Antes de iniciar con esta actividad, asegúrate de tener a la mano tu kit de compresas de termoterapia para lograr un descanso y relajación profundas.

Esta gran rutina de mindfulness te ayudará a reducir la ansiedad y a tener un mayor control de las emociones cuando más lo necesites. Puedes realizarla en cualquier momento del día ya que es muy sencilla; solo necesitas regalarte un espacio donde puedas relajarte sin interrupciones y sepas que ese tiempo es exclusivamente para ti. Coloca las compresas de termoterapia en los lugares del cuerpo donde necesites mayor alivio.

Siéntate o acuéstate confortablemente y toma un respiro profundo a través de tu nariz. Cierra los ojos y concéntrate en tu respiración. Respirar conscientemente alarga tu vida ya que la cantidad de oxidación se reduce y tensión baja regulando el flujo sanguíneo.

Recuerda, no estás tratando de cambiar nada, solo quieres ver qué está sucediendo en tu cuerpo. Si tu pensamiento vuela o se queda estancado en alguno en especial, regresa al punto donde te quedaste. La meditación mindfulness es una meditación activa, nunca buscará que tu mente esté en blanco, al contrario, busca un río de pensamiento fluido donde tú seas el observador pasivo y solo dejes ser lo que ya es. Enfoque al presente.

Es importante que durante tu rutina de escaneo corporal cierres los ojos para poder enfocarte en las sensaciones físicas de tus otros sentidos. Separaremos virtualmente el cuerpo en 8 secciones:

  • Cabeza
  • Pecho
  • Estómago
  • Brazos
  • Manos
  • Pelvis
  • Piernas
  • Pies

El método más efectivo es detenerte en cada sección haciendo un escaneo mental y observando cómo se siente ¿Está relajado? ¿Está tenso? Observa este ejemplo de rutina de ejercicio en la sección cabeza:

  • Empieza en la coronilla observa cual es el punto más alto de todo tu cuerpo, lo que te limita y te hace ser tú mismo.
  • Enfócate en tu frente, relaja los músculos y quitando todas las tensiones.
  • Baja al área de los ojos y busca el confort, no debe de estar cerrados tensamente.
  • Siente tu nariz, observa si está húmeda, seca, fría. Todo lo que sientas
  • Ahora la boca, debe estar relajada sin tensiones
  • Sigue bajando a la barbilla, te has preguntado alguna vez ¿cómo se siente esta parte de tu cuerpo?
  • El objetivo del escaneo corporal mindfulness, es ser conscientes de la importancia del cuerpo y notar cómo a veces no le damos la importancia que merece.

Sigue bajando por tu cuerpo como si fuera tu pensamiento una luz sanadora, una flama que limpia y relaja. Repite esta práctica ahora en las otras secciones. En tus hombros, brazos, manos, dedos, uñas, pecho, estómago, tus órganos sexuales, tus caderas, tus piernas, rodillas, pies, y planta del ellos.

Cada que te encuentres un área con tensión durante el escáner, no te preocupes, solo visualízalo y respira, intenta imaginar cómo esa incomodidad se va.

Realizar esta rutina al menos 10 días seguidos hará que llegues a áreas de tu cuerpo que quizá desconocías y a nuevas sensaciones. Si te gusta, puedes practicarlo diario, imagina los beneficios y a dónde puede llegar la conexión mente y cuerpo en algunos meses.

Es tu cuerpo y es el único que tendrás en esta vida. Dale todo el cariño que merece y vive el presente.

¡Experimenta el detox en tu cuerpo y mente con estas rutinas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.