Dietas

¿Cómo puedes ayudarte a lidiar con el estrés y la ansiedad?

En estos momentos de crisis mundial, todos estamos lidiando en mayor o menor intensidad con emociones de miedo, angustia, ansiedad, enojo, desconcierto, etc. También muchos pasamos las noches en vela pensando sobre lo que nos espera en el futuro; la mayoría tememos por nuestra salud, la economía, el bienestar de nuestros seres amados y además nos abruma esta rara sensación de estar caminando en lo desconocido.

La realidad es que la vida está repleta de momentos de crisis y adversidad, es inevitable; cómo los afrontas, es tu decisión y requiere de tu plena conciencia. Existen tres factores que detonan el estrés y la ansiedad, al reconocerlos y aceptarlos podrás ser resiliente ante cualquier situación, y así lograrás convertir la energía del miedo en gratitud; la incertidumbre y el desconcierto en curiosidad por lo que viene; el enojo, la angustia y la ansiedad en acciones creativas para resolver los problemas desde el mejor lugar de tu ser.

Factores que detonan el estrés y la ansiedad:

1~ Nada está bajo control

Primero es importante reconocer que nada de lo que está sucediendo, absolutamente nada está bajo tu control. El control es una ilusión de nuestra mente, cuando lo único que realmente existe es es momento presente y por lo tanto la impermanencia, es decir: esto también pasará. Por lo tanto te puedes relajar.

2~ Mantenerse cómodo en lo desconocido

Así como anhelamos controlarlo todo, también queremos permanecer en nuestra zona de confort donde ya domino y conozco todo; la cuestión es que cuando no me muevo de este lugar me estanco y por lo tanto no hay ningún tipo de crecimiento. Salir de tu zona de confort te puede llevar a descubrir y explorar tus mayores potenciales y dones. Prueba desarrollar la capacidad de mantenerte cómodo ante la adversidad, relájate en la certeza de que siempre está pasando lo mejor. Medita, respira y cultiva esta cualidad.

3~ Dejar de imaginar y pensar en lo peor

Es un hábito terriblemente dañino el siempre estar pensando y esperando lo peor, imaginando los escenarios más catastróficos, ya que tu cuerpo no reconoce entre lo que imaginas y lo que estás viviendo, así que cada vez que te vas a la cama a dormir viendo noticias y evocando imágenes de desastre, tu cerebro comienza a liberar neurotransmisores de adrenalina, noradrenalina y cortisol que sólo generan repuestas de estrés e inflamación en tu cuerpo.

Mejor piensa en todo lo bueno que te rodea, en todos los proyectos que podrás realizar cuando esto pase, en tus relaciones, en todo el amor que recibe y das. De esta forma estarás activando tu sistema nervioso parasimpático y por lo tanto obtendrás un sistema inmune mucho más fuerte para defenderte óptimamente de los agentes externos como los virus y las bacterias.

La humanidad te necesita más que nunca, no desperdicies tu energía en negatividad, construye una mejor versión de ti, de ello depende vivir en un mundo mejor.

Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.