Ego y Autoestima, Happiness, Mejora tus Relaciones

6 pasos para poner límites de forma saludable

Poner límites tiene que ver con tu relación contigo mismo y con tus propios valores, aprender a hacerlo es un acto de amor propio y respeto hacia tu propio ser. Descubre cómo poner límites de forma saludable.

1~ Conoce esta verdad: sin límites = sin autoestima.


Muchas personas no saben cuáles son sus límites, tus límites son tus valores. Los límites son representativos de cuánto o poco te respetas a ti mismo. Los límites son tus mejor amigos y aliados.

2~ Decide cuáles son tus valores fundamentales


¿Quién eres tú? ¿Qué valoras? averigua exactamente con qué te sientes cómodo y con qué no. Por ejemplo, no me gusta hablar por teléfono durante las horas de trabajo, así que cuando estoy en el trabajo, no acepto llamadas personales hasta después de las 5 p.m. En mi relación de pareja, valoro y espero monogamia, tiempo de calidad cada semana (por lo menos una noche de cita a la semana) y 100% de honestidad en todo momento. Una vez que tengas claro lo que más te importa, puedes dar el paso más importante de comunicar esto a los demás.

3~ No puedes cambiar a los demás, así que cámbiate a ti mismo.


Muchas veces esperamos a que los otros cambien, ¿cierto? Y esto es parte de la experiencia humana. Entramos en discusiones con nuestros cónyuges, esperando, deseando, exigiendo incluso que dejen de ser difíciles. Nos enojamos cuando nuestras madres nos llaman cinco veces al día. Deseamos que nuestro compañero de trabajo, aquel que es tan negativo, nos trate con más respeto, etc.


La realidad es que no podemos cambiar a los demás. No podemos controlar lo que sale de sus bocas, las elecciones diarias que hacen o sus reacciones. ¿Entonces que puedo hacer? Puedes cambiar cómo reaccionas ante su trato, es decir puedes elegir entre enojarte y ponerte negativo o bien, soltar, no juzgar y sonreír ante ello.


4~ Decide las consecuencias antes de tiempo

Entonces, ¿qué hacemos si alguien empuja nuestros límites (porque lo harán)? Decide cuáles son las consecuencias. Por ejemplo, si mi novio me engaña después de saber que la monogamia es un límite mío, dejo la relación. Si un amigo mío me llama repetidamente durante un período de tiempo que he compartido, no podría hablar, simplemente no contesto el teléfono. La mejor manera de descubrir tus propios límites y consecuencias es cuando las personas los cruzan, puedes sentarse tranquilamente contigo mismo y reflexionar sobre qué no te hace sentir bien. Escríbelos.


5~ permite que tu comportamiento, no tus palabras, hablen por ti.


Un nuevo límite mío es que durante las horas de trabajo, no atiendo llamadas personales. Soy una persona que prospera con la estructura. La gente tiene y seguirá probando este límite. Lo que no hago es presentarles un ultimátum. («Si me llamas de nuevo durante la jornada laboral, no te hablaré en absoluto»)

Puedes presentar tus límites claramente a las personas y luego dejar que tu comportamiento hable por ti. Entonces, si alguien me llama continuamente durante el día, y conocen mi límite, simplemente no contesto el teléfono hasta después de las 5 p.m. Las personas pondrán a prueba, presionarán y faltarán el respeto a tus límites. Tú sabrás que te estás volviendo más saludable cuando esto ya no te provoque una reacción emocional.

6~ Di lo que quieres decir y realmente encárnalo

La mayor parte para que los límites funcionen es qué tan claramente los comunicas. Puedes tener los límites más saludables del planeta, pero si no los comunicas con claridad, crearás algunas relaciones realmente confusas, tanto para ti como para todos los demás involucrados.

¿Una forma de hacer que alguien cuestione rápidamente tu carácter o autenticidad? Di una cosa y haz otra. A veces tenemos miedo de confrontar a otros con la verdad en el amor o las relaciones. Tenemos miedo de decirle a la gente lo que realmente queremos, de admitir que no nos gusta ir a ciertos restaurantes o que tenemos problemas para pasar tiempo con el primo tóxico de un amigo o cuando un jefe nos deja trabajando hasta tarde en un viernes. Ocultamos nuestros verdaderos sentimientos porque tenemos miedo de las reacciones de las personas. Cuanto más te cimientes con tus límites y valores, mayor claridad podrás tener en tu comunicación.

Comienza a poner límites y prepárete para que tu vida cambie, porque así será.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.