Salud Integral

3 ejercicios de respiración y uso de termoterapia para disminuir el estrés

Algunas técnicas de respiración ofrecen una forma extremadamente simple, efectiva y conveniente de aliviar, revertir y reducir los efectos negativos del estrés crónico. Si bien la respiración diafragmática simple puede brindar relajación y alivio del estrés, existen otros ejercicios de respiración que puedes intentar añadiendo el uso de termoterapia para obtener mejores resultados. Te compartimos tres técnicas:

1~ Conteo respiratorio

Contar tus respiraciones puede ser útil, tanto para caminar como para meditar. Esta técnica ayuda con el ritmo: te permite alargar y profundizar la respiración. Esta es la forma de hacerlo:

Al inhalar por la nariz, coloca la lengua en el paladar justo detrás de los dientes, lentamente cuenta cinco tiempos en la inhalación. En la exhalación, deja que el aire salga por la boca y cuenta hasta ocho. Repite. Esto te ayuda a vaciar realmente tus pulmones y relajarte en cada respiración.

Puedes hacerla sentado en una silla con la espalda erguida, pero relajada y una compresa de termoterapia en los hombros para ayudar a relajarte más profundamente.

Una variación de esto se conoce como “respiración 4-7-8″ y es recomendada por el experto en bienestar Dr. Andrew Weil. Con esta opción, inhalas contando hasta cuatro, retienes contando hasta siete y exhalas contando hasta ocho. Esto te permite pausar entre respiraciones y realmente ralentizar tu mente y energía. Prueba con este método o bien establece tu propio ritmo haciendo un conteo con los tiempos que te hagan sentir mejor.

2~ Respiración de visualización: inflar un globo

Recuéstate boca arriba, en una posición cómoda, cierre los ojos, coloca una compresa caliente de termoterapia en el vientre y comienza a inhalar por la nariz y exhalar por la boca. Mientras inhalas, imagina que tu abdomen se infla con aire como un globo sintiendo el nueve peso y calor de la compresa. Mientras exhalas, imagina que el aire escapa lentamente del globo. Recuerda, no es necesario que fuerces la salida del aire; simplemente deja que salga por sí mismo, en su propio tiempo. Es posible que desees imaginar al globo con tu color favorito, o también puedes ir más lejos co la imaginación y verlo que está flotando alto en el cielo con cada respiración, si esto es relajante. Esta visualización del «globo inflado» puede ayudarte a respirar profundamente desde el diafragma en lugar de respirar de forma superficial como comúnmente lo hacemos.

3~ Respiración profunda de purificación

A veces, todo lo que necesitas para liberar el estrés de los hombros, la espalda o el resto de tu cuerpo son unas pocas respiraciones profundas y de purificación. Coloca tu compresa de termoterapia en los hombros y espalda alta. Respira profundamente por la nariz, tomando todo el aire que puedas. Luego suéltalo y concéntrate realmente en vaciar los pulmones. (Muchas personas retienen el aire en los pulmones después de una exhalación, por lo que vaciar los pulmones en una exhalación profunda puede ayudarte a obtener más oxígeno fresco). Repite este ejercicio de respiración durante algunos minutos y libera la tensión en la espalda, los hombros y en cualquier otro lugar donde se acumule. Puedes hacerlo recostado e ir moviendo la compresa caliente a aquellas zonas en dónde requieras más atención para liberar el estrés acumulado.

Recuerda respirar profundo durante todo el día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.