Dietas

10 acciones para mantenerte positivo durante la pandemia

Mantenerse positivo y optimista en tiempos de crisis puede ser un desafío, pero es fundamental para tu bienestar mental, emocional y tu sistema inmunológico. Hoy, debido a los obstáculos causados ​​por la pandemia de Coronavirus, incluso las personas con las perspectivas más positivas pueden tener dificultades para mantenerse a flote. Mantenerse optimista ante el distanciamiento social y el aislamiento, las noticias catastróficas y constantes sobre el virus, la posible pérdida de ingresos, el dolor comunitario, la incertidumbre y el miedo apasionante, requieren un esfuerzo consciente y una atención plena continua.

A lo largo de los años, numerosos estudios y proyectos de investigación han demostrado una correlación entre la salud general y el optimismo. Los escépticos de estos estudios argumentan que es probable que la buena salud de alguien los haga positivos y optimistas y no viceversa. Independientemente de estos estudios científicos, es evidente que los optimistas son más felices que los pesimistas, y que la felicidad es mejor para tu estado de ánimo general que la infelicidad.

Estar atentos a nuestro estado de ánimo en el entorno pandémico de hoy debería ser una prioridad para todos nosotros. Permanecer calmado y constructivo en momentos de incertidumbre puede ayudarnos a navegar a través de las dificultades y encontrar un camino hacia nuestro yo más resistente. Aquí hay diez cosas que puedes hacer, a partir de hoy, para mejorar tu perspectiva:

1. Practica la gratitud

Incluso cuando la vida parece sombría, hay cosas que todavía tenemos por las que deberíamos estar agradecidos. Mantén un diario de agradecimiento o haz una meditación de gratitud por la mañana. Observa y aprecia todos los aspectos, por pequeños que parezcan, por los cuales estás agradecido. Puedes incluir tu hogar y refugio, tu salud, tu familia, tus amigos, tu alimentos diarios y otros elementos esenciales. Otros aspectos más pequeños son aquellos placeres más momentáneos, como una taza de té, un baño relajante, un buen libro o un meme divertido. Asegúrate de incluir tantos detalles en su práctica de agradecimiento como sea posible.

2. Comienza el día con una rutina de positividad

Las rutinas matutinas son esenciales para iniciar el día, pero aún más en tiempos de crisis. Evita ver tu teléfono al despertar para ver las noticias o mientras estés en la cama. Mejor tómate unos minutos para tomar unas respiraciones en atención plena y sonríe. Pues repetir: me amo y apruebo. Te sorprenderá lo increíblemente poderosa que es una sonrisa matutina al comenzar el día y una frase positiva. Si puedes, haz una práctica de meditación rápida, incluso si sólo dura unos minutos, antes de levantarse de la cama. Incluso puedes practicar la gratitud como parte de tu rutina de meditación matutina.

3. Detén la prisa

No hay necesidad de apresurar las cosas, incluidas las conclusiones sobre las noticias o las cosas que escuchas sobre familiares y amigos. Detén la prisa en este momento. Uno de los beneficios del aislamiento social es la posibilidad de relajar el ritmo y dejar de lado algunas ansiedades habituales. Presta atención y mejora tu consciencia practicando la atención plena continua, tratando de permanecer lo más presente posible. Concéntrate en los detalles a tu alrededor, como olores y sonidos. Baja el volumen de tus pensamientos, para que pueda escuchar tu voz interior.

4. Relaja tu cuerpo

Por medio de tu atención plena revisa tus músculos regularmente y si estás tensando la mandíbula o los hombros, o si estás frunciendo el ceño, simplemente respira y relájate. Haz el hábito de hacer escaneos corporales rápidos durante todo el día. Desde la coronilla hasta los dedos de los pies, ten en cuenta todo tu cuerpo, tus músculos y su respiración.

5. Ejercítate

Esto ya debería ser parte de tu rutina diaria, pero ahora aún más. Si eres una persona activa, lo más probable es que hayas hecho los ajustes necesarios para seguir haciendo ejercicio en casa en lugar de en tu gimnasio habitual, que probablemente esté bloqueado en este momento. Si no estás activo regularmente, haz del ejercicio una prioridad e incorpóralo a tu día. Prueba con yoga o entrenamiento de funcional, o si prefieres desafiarte a ti mismo, haz un entrenamiento de intervalos de alta intensidad. Además de sus beneficios físicos, el ejercicio libera endorfinas en el cuerpo que desencadena sentimientos de positividad, así que asegúrate de incluir una rutina de ejercicios en su día, incluso si es breve.

6. Crea y nutre tu comunidad digital

El hecho de que todos estemos practicando el distanciamiento social no significa que no podamos mantenernos en contacto con nuestra familia y amigos. Gracias a toda la tecnología de comunicación a la que la mayoría de nosotros en el mundo industrializado tenemos acceso, hacer videollamadas y participar en chats grupales, e incluso asistir a fiestas y conciertos virtuales, son opciones valiosas por las que deberíamos estar agradecidos. Organízate con tus amigos y vuelve a conectarte con aquellos con quienes no has tenido contacto en mucho tiempo. Ten en cuenta que es probable que tanto amigos, como familiares sufran los mismos tipos de ansiedad y estrés que estás experimentando en este momento, así que haz un esfuerzo mental para contribuir positivamente a la conversación.

7. Practica la respiración diafragmática

A medida que comiences a incorporar la meditación en tu vida, considera practicar varias sesiones cortas de atención plena durante todo el día. Un buen patrón es comenzar el día con una meditación de agradecimiento, luego un ejercicio de respiración al mediodía y por último una meditación antes de acostarte. La respiración diafragmática es un excelente ejercicio de meditación ya que te da el enfoque correcto en la respiración. Al respirar con atención plena e intención durante el ejercicio diafragmático, la mente divaga menos, por lo que es una gran práctica de relajación para principiantes. También hay otros beneficios para la respiración diafragmática, como reducir los niveles de cortisol (la hormona del estrés), disminuir la frecuencia cardíaca, ayudar a relajarse, etc.

8. Más sentido del humor y risas durante el día

Este es uno de los pasos más importantes que debes tomar en cuanta para mejorar tu positividad y tener una perspectiva más luminosa. Numerosos estudios han confirmado los beneficios a corto y largo plazo que tiene la risa en el cuerpo y la mente. Desde estimular los órganos hasta reducir niveles de estrés, mejorar la circulación sanguínea, fortalecer el sistema inmunológico e incluso aliviar el dolor físico: la risa es la mejor medicina.

9. Aléjate de conversaciones y situaciones que generen estés y angustia

Dentro del entorno pandémico altamente estresante de hoy, es fácil dejarse llevar por interacciones e intercambios negativos que pueden hacernos sentir angustiados, asustados, inseguros y pesimistas. Reconocer estos encuentros desde el principio y alejarnos de estas situaciones e interacciones puede ayudarnos a gestionar nuestro estrés y contribuir a nuestra positividad. Esto también incluye ser disciplinado con la cobertura constante de noticias y actualizaciones sobre la propagación del virus. Mantenerse informado y consciente de lo que está sucediendo a nivel local y global es importante, y todos debemos asegurarnos de que estamos tan educados y preparados como sea posible. Pero crear un equilibrio saludable entre el consumo de noticias y nuestras rutinas diarias también es crucial para ayudarnos a mantener una sensación de normalidad y control sobre nuestra salud mental.

10. Ten fé

No estamos hablando de la fe religiosa, aunque si eres una persona religiosa y puedes aplicarla de tus sistemas de creencias, ¡definitivamente deberías hacerlo! Estamos hablando de tener fe en la humanidad; en la ciencia; en tecnología; en nuestros héroes del cuidado de la salud; en colaboración; en lo bueno de las personas; en nuestra capacidad de recuperación; en nuestra perseverancia; en nuestra capacidad de superar incluso los obstáculos más adversos para crecer y evolucionar; en nuestro futuro; en nuestro compromiso constante y mutuo para mejorarnos a nosotros mismos y a nuestras comunidades; en nuestra amabilidad; en nuestra empatía; en nuestro deseo de proporcionar una buena vida para nosotros y nuestros seres queridos; en nunca rendirnos hasta que encontremos la solución correcta y permanente para llevar este virus a su fin. En la vida que nos espera después del confinamiento, nos daremos cuenta de todo lo que habremos aprendido. Cree en ti mismo y en tu infinita capacidad de amar y acepta lo que es.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.